Buenos días, Cicely

20/06/2019


Buenos días Cicely,
Son las 7h de la mañana
20ºC y una humedad del 77%
Cielo despejado, alguna neblina matinal.
¿Os lo imagináis? - Llegó el bochorno costero para quedarse unos cuantos días.

Jueves

De parapetos y burladeros.

Seguramente usamos las dos palabras indistintamente cuando hablamos fuera de su contexto natural.
Vienen a ser como un escondrijo o muro defensivo.
Los parapetos son vallas o barandas para evitar caídas o terraplenes detrás de los que esconderse del ataque del enemigo. 
El burladero es la valla que se pone delante de las barreras en las plazas de toros, con espacio para poder refugiarse y burlar al toro.
En ambos casos son refugio.
En ambos casos pretenden evitar un ataque.
La diferencia estriba en que el parapeto se usa para evitar ser visto, para evitar que un externo te hiera, y el burladero además le añade el componente de "engaño" Vamos a engañar (a burlar) al toro. Hacemos como que no estamos, pero estamos, y en cuanto tangamos la ocasión saldremos al ruedo para seguir con la faena.
En nuestra vida pasa algo parecido.
Nos sentimos amenazados y nos defendemos.
Hay veces que nos defendemos sin que haya evidencias ni del peligro ni de la amenaza; es lo que se llama "agresividad defensiva" Dicho de otro modo, el "por si acaso"
En otras ocasiones, simplemente nos encerramos dentro de nuestros pensamientos y nuestros quehaceres, adoptando un rol de persona parapetada, encerrada, aislada, esperando que pase la tormenta o el supuesto enemigo.
En otras ocasiones, esta defensa ante la amenaza o peligro, se torna en desafío. "Voy a demostrarte que no puedes conmigo, que soy más hábil, con más ingenio y voy a engañarte para que tú te despistes o te equivoques y quedes en evidencia"
En este caso hay un componente de "vendetta"
Suele ocurrir cuando previamente ha habido episodios conflictivos sin resolver, o cuando, por varios motivos nos sentimos vulnerables.
La diferencia entre ellos es el estado emocional desde el que se genera este comportamiento.
El parapeto se genera desde el temor.
El burladero se genera desde la ira.
En el primero queremos compensar nuestros puntos débiles.
En el segundo queremos reivindicar nuestra autoestima.
El primero es un comportamiento natural, lo hace cualquier animal.
El segundo es propio de la especie humana, es más elaborado, y tiene componentes intelectuales.
El primero, no construye puentes.
El segundo, los destruye.
Así que, cuando sintamos una amenaza, debemos ser conscientes del significado y repercusión que tiene nuestra respuesta.
Porque esa amenaza, tarde o temprano pasará. Y quedará lo que hayas hecho para defenderte.
Y, como siempre comento, la valentía se demuestra mostrando tu vulnerabilidad.
Cuando lo hagas, si alguien la usa en tu contra, definirá su calidad humana.
Y, en esos casos, siempre habrás ganado tú, y no necesitarás ningún burladero; y quien sabe, igual tampoco ningún parapeto.

Sed felices ahí afuera!

Os dejo con Devon Gilfillian - "ShortCut"
https://open.spotify.com/track/48ZCyVjXkQgI0DmRADLr2Q…




13/12/2018

Buenos días Cicely,
Son las 7.50h de la mañana
11ºC y una humedad del 71%
Cielo cubierto. Lloverá.
Jueves - Santa Lucía 


A veces, al final, todo tiene sentido.
Mientras estás en plena caminata, no entiendes muchas cosas de las que ocurren; no entiendes por qué tú, por qué a ti, por qué precisamente eso.
¿Por qué te metes en tantos jardines?
Respuesta fácil: "Es que a tí te va la marcha"
Respuesta tópica: "Si naciste para martillo..."
Y sí, puede que hayas nacido para martillo o que lleves en tus venas sangre púrpura (Purple Blood)
Esa mezcla de sangre azul y roja, que sólo tienen aquellas personas como tú; las que defienden las causas perdidas, con más moral que el alcoyano, sabiendo que va a ser una trabajera que no va a dar resultado (y si lo da, seguro que no es rentable ni eficiente, pero que te da igual porque lo llevas en la sangre)


No conoces el truco, simplemente porque no lo hay. Es una cuestión más "de entrañas", y eso significa que muchas veces ni lo piensas, y es que ya te viene de serie, con la sangre púrpura.
Esa que también te eleva a niveles de nobleza, porque eres noble, y además muchas personas te lo reconocen.
Y esa que también supura por las heridas, porque ante todo, eres un ser humano. Y es la misma que te hace palpitar un corazón entregado, y por eso te pertrechas con la mejor de tus mochilas para andar un camino que quieres andar, a sabiendas que no hay brújula que te guíe (e incluso a sabiendas que te vas a perder varias veces en el intento)
Y al final, cuando todo ha pasado, cuando ya has llegado o estás de regreso, es cuando todo tiene sentido. Terminó.
Y ahora ya sí, te invade ese sentimiento que sólo personas como tú están destinadas a sentir: #fulfillment #plenitud
Y como que eres así, te gustará contarlo y explicarlo; y te van a contestar aquello de:
¿Pero por qué te metes en esos jardines?
Y hoy ya puedes contestarles: "Es que tengo sangre púrpura"  #purpleblood 


Sed felices ahí afuera!


Os dejo con Liam Bailey - "Save Some Love"
https://open.spotify.com/track/4qdne6ItxiUKwcTYpQhFWj…



11/12/2018

Buenos días Cicely, 
Son las 7.40h de la mañana
9ºC y una humedad del 73%
Cielo despejado, con alguna nube decorativa
De momento, el clima seguirá igual
El resto....ya se verá


Martes


Y llega un día en el que te das cuenta de que sí.
Te das cuenta de que no eres un despojo. 
De que tú vales mucho, aunque quizá quien te gustaría que lo viera, no lo ve. (O sí lo ve, pero no te lo dice)
Te das cuenta de que las cosas que acontecen a tu alrededor, en parte las has provocado tú. Tú lanzaste la primera piedra, que casi te rebota en plena cara; pero mira por dónde, hoy ha dado su fruto. Así que... no, no era locura.
Te das cuenta de que lo que a los demás les pilla con el paso cambiado, a tí te suena a música celestial, y ya hace tiempo.
Te das cuenta de que no levantar la voz (por aquello de ser intro y no cambiar, como dice Marta Grañó) tiene sus peajes, por supuesto; y también tiene sus recompensas.
Te das cuenta de que en según qué situaciones no vale la pena discutir, sencillamente porque quien quiere hacerlo contigo no está en disposición de escuchar nada que no sea su propia voz, y así, claro, no se discute ni se debate, simplemente se hace de megáfono, y yo ya no estoy por esa labor. 
Te das cuenta de que la imperfección está en tu ADN (como en el del resto de seres vivos) y que nadie puede pretender que no lo lleves.
Te das cuenta de que tienes tu gracia, aunque sea para un público muy limitado y selecto.
Te das cuenta de que hay personas que nunca te van a entender sencillamente porque no están por ver el mundo más que con sus propias gafas (¡Ay del día que se les rompan!)
Te das cuenta de que no valía la pena pasar malos ratos, ni angustiarte, ni desvelarte a media noche; que no, que no vale la pena.


Te das cuenta de que muchas personas no se dan cuenta de lo que tienen al tenerte cerca; porque tú nunca has dicho un "No", porque tú siempre has escuchado aunque fuera a altas horas de la noche y entre semana, porque tú siempre has dado una salida a quien sólo veía una vía muerta, porque tú, muchas veces has apartado tus aficiones y devociones, para dedicarle un tiempo a quien lo necesitaba. 
Y no se dan cuenta porque una vez ya has escuchado, ya has dado salidas, ya has aportado luz, ya has brindado ideas, ya has entregado tu tiempo.... entonces ya no están; ni las gracias, oye. 
Que a ti no te importa porque eres como eres y no haces las cosas para que te lo agradezcan; pero claro, eso te da pie a pensar de que sí, de que tú vales mucho, aunque no te lo digas, aunque no te lo digan. Aunque no lo parezca, aunque no te lo parezca.
Y así, seguro que esta mañana cuando salgas de casa, el mundo que veas será distinto; y no porque haya cambiado (¡ojalá, pero no va a ser tan fácil!) sino sencillamente porque has ajustado la resolución de pantalla.
Sed felices ahí afuera!


Os dejo con Davie - "Walk That Walk"
https://open.spotify.com/track/7uGNwueYhiTKIqY9ZOqqgc…




05/12/2018

Buenos días Cicely, 
Son las 7.45h de la mañana
10ºC y una humedad del 71%
Cielo despejado. Alguna nube que desaparecerá pronto.
Vienen días cálidos.


Miércoles
A veces puede que tengas la sensación de estar haciendo la "Travesía del Desierto", en busca de una Tierra Prometida.
La cuestión, a diferencia de los textos bíblicos, es que nadie te ha prometido que una vez atravesado el desierto esa Tierra exista, ni que sea mejor que la que tienes ahora.
También es posible que no hagas esa travesía en compañía, sino que seas tú quien, en tu soledad, debas hacer ese camino. Y, finalmente, no sabes ni si hay un dios que te provea de maná durante el trayecto.
En esos casos, estás tú, con tu convicción, tu determinación y tu capacidad de resiliencia. Eso es todo.

Foto @arechelromero
Convicción de que vale la pena y de que es bueno ( y no sólo para ti, sino para los demás)
Determinación para orientar tu Norte hacia allí, a pesar de las dificultades y de las voces que te dirán que no lo hagas o de las tentaciones de los atajos

Resiliencia para levantarte una y otra vez, y tantas veces como sean necesarias porque habrá escorpiones, zarzas, sequía, y todo lo que no puedes ni imaginarte.
Quizá pienses que otras personas lo tienen más fácil y que tener que hacer esta travesía es injusto. 
No te lo discuto. Y también sé que no aporta nada al viaje que has de emprender. 
Así que, esa es tu aventura, tu hazaña, tu causa ; quizá tú no la has elegido, pero quizá no te queda otra opción. 

Sed felices ahí afuera
Os dejo con Jon Allen - "Keep On Walking" 

Jon Allen - "Keep On Walking"


No hay comentarios:

Publicar un comentario